jueves, 24 de enero de 2019

Carta de Simón Bolívar a su gran amigo, el judío Mordecai Ricardo


Cuando Bolívar, tras la caída de la Primera República, es exiliado a Curazao, pierde su equipaje y la mano que se extendió para ayudarlo fue la del judío Mordecai Ricardo.

Ricardo prestó su casa y lo apoyó. Lo mismo a sus hermanas cuando años más tarde huían de las tropas de Boves, que entraban a Caracas.

Las comunidad judía de Curazao (único lugar en América, fuera de los Estados Unidos, donde podían practicar su religión sin temor a ser perseguidos por el Santo Oficio de la Inquisición), siempre fue partidaria de la causa independentista. Entre Bolívar y ellos siempre hubo las mejores relaciones de amistad, apoyo y respeto (admiración incluso).

Aquí una carta de Bolívar a su amigo Ricardo:



Kingston, 7 de noviembre de 1815.
Señor D. J. Ricardo.
Mi estimado y antiguo amigo:
Por diferentes conductos he tenido la satisfacción de dirigir a usted algunas letras, que
entiendo no ha recibido, habiéndose sin duda perdido con las otras cartas mías que han sido interceptadas, quizá por mis amigos los españoles.
Ahora repito a usted las gracias, que antes le he dado, por la bondad con que ha tratado a mis desgraciadas hermanas, y por la memoria que siempre ha hecho de mí, aún cuando la suerte no me ha favorecido. ¡Prueba incontestable de la libertad de los sentimientos de usted y de la nobleza que le caracteriza!
Amigo, yo recibiré con el mayor placer las comunicaciones de Ud. Que tanto me lisonjean; y espero
que usted me honrará con la respuesta de esta carta.
Suplico a usted me ponga a los pies de su señora esposa, y que acepte los sentimientos de mi
fina amistad y la consideración con que soy su más atento seguro servidor.
Q.S.B.M
Simón Bolívar
Del libro "Como Venezuela le ha hecho a Israel" de Marco Picón

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall