viernes, 13 de abril de 2018

El valor de una buena meta

Las metas deben ser realistas sí, pero trascendentales, profundas, positivas.

Ello te motivará a trabajar duro y cuando llegue la ansiedad, el desánimo o la postergación, seguirás adelante ya que la meta te animará.

Una buena meta es aquella en la que ayudas a los demás, la que tiene un impacto en la sociedad para bien, una meta que cambiará tu vida y la de los que te rodean.

Y todo desde el mismo momento en que comienzas a trabajar para alcanzarla.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall