martes, 27 de marzo de 2018

El peligro de los sentimientos

Un día sientes una cosa, el otro día sientes otra cosa.

Un día te sientes animado, otro día no estás siquiera interesado.

Un día, ves una película que te conmueve y la consideras la mejor producida hasta la fecha. Otro día, te sientes aburrido al verla.

Vivir y tomar decisiones apoyado en los sentimientos es peligroso.

Imagina que amaneciste hoy entusiasmado a disciplinar tus finanzas, en base a ese entusiasmo consideras todos los aspectos relacionados y te lanzas. Pasada una semana, ya el entusiasmo se fue, de modo que renuncias, lo pones en "pausa" hasta que te sientas animado nuevamente (lo cual puede que nunca suceda), o buscas músicas o discursos motivacionales para buscar "sentir" el entusiasmo nuevamente y proseguir. ¿A dónde llegarías?

Haz lo que tienes que hacer, sintiendo o no las ganas de hacerlo. Sé constante e ignora tus sentimientos al respecto.

Está demás decir que la inmensa mayoría de las veces no sentirás sino comodismo, resistencia al cambio, procrastinación, flojera, deseos de entretenimiento y todo tipo de sentimientos contrarios a la disciplina.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall