sábado, 24 de febrero de 2018

El día comienza oscuro

Suena la alarma y tras varias luchas fieras contra el sueño en el campo de batalla de la cama, finalmente consigues levantarte. Otras veces te anticipas a la alarma y ya estás fresco como una lechuga, listo para una nueva jornada de lucha y trabajo.

Pero cada día comienza en lo oscuro. 

No importa si por cuestiones culturales o religiosas consideras que cada nuevo día comienza al anochecer del día anterior o si consideras que el día comienza a las 00:00 horas, o 12 de la medianoche, el asunto es que el día comienza en oscuro, no con la salida rozagante del sol matutino.

Tu prosperidad comienza en lo oscuro, de forma invisible, insignificante. En la idea ejecutándose, en el trabajo a veces penoso, en el esfuerzo perseverante y a veces burlado.

Así como el floreciente árbol que nos da sombra y frutos dulces comenzó "invisible" en la semilla sembrada en lo oscuro, en lo entretejido de la tierra, oculto a los ojos de todos.

Sigue haciendo tu parte en lo oscuro, en lo invisible, en lo insignificante a los ojos de todos. El sol pronto saldrá...

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall