lunes, 18 de abril de 2016

Si quieres paz, prepárate para la guerra


Existen personas que solo se preocupan por los problemas una vez que éstos llegan. La verdad es que hay que "preocuparse" antes de que ellos surjan, así muchos de ellos ni aún asomarán la cabeza.

Lee ¿Conoces el principio del arte de resolver problemas económicos?

Si quieres vencer en la economía, tienes que arrancar de ti la pasividad y comenzar, en todos y cada uno de los aspectos de tu vida, a desarrollar la proactividad.

Lee Tu mayor problema

En este contexto, comparto una cita de El Príncipe, que nos ilustra con mayor detalle el por qué debemos anticiparnos a la guerra en tiempos de paz. Recordando que la guerra a que hacemos referencia es aquella guerra o dificultades que todos enfrentamos en la economía.

Lee también ¿Cómo descubrí que todos estamos en una guerra económica?


"Por lo tanto, nunca debe apartar su pensamiento del ejercicio de la guerra; y en la paz debe ejercitarse aún más, cosa que puede hacer de dos maneras: con la práctica y con la meditación.
El príncipe que carece de tal pericia está falto de la primera condición de todo buen capitán: cómo dar con el enemigo, encontrar alojamientos, guiar los ejércitos, organizar las batallas y asediar las ciudades con ventaja propia.
A Filipómenes, príncipe de los Aqueos, además de las alabanzas que mereció, se le recuerda porque en tiempos de paz no pensaba en otra cosa que en el arte de guerrear; y cuando estaba en el campo con amigos decía a menudo:
-Si los enemigos estuvieran en aquella colina y nosotros nos halláramos aquí, con nuestro ejército, ¿Quién tendría ventaja? ¿Cómo podríamos atacarlos ordenadamente? ¿Cómo nos retiraríamos en caso de necesidad? Y si se retiraran ellos, ¿Cómo los perseguiríamos?
Y les proponía, mientras paseaban, todos los casos que pueden ocurrir en una acción de armas. Después oía sus opiniones, decía la suya y la corroboraba con argumentos. Así que, gracias a ese continuo ejercicio, estaba siempre dispuesto a remediar cualquier dificultad que surgiera mientras guiaba a sus soldados.
En cuanto al ejercicio mental, el príncipe debe leer las historias y meditar en ellas las acciones de los hombres más excelentes: ver cómo han actuado en la guerra, examinar las razones de sus victorias y de sus pérdidas, a fin de evitar éstas e imitar aquéllas; y, sobre todo, obrar como lo hizo en el pasado todo varón eminente que haya seguido el ejemplo de los más famosos de tiempos anteriores (...)."
El Príncipe, Nicolás Maquiavelo
Algunos empresarios y gerentes no les gusta estar al frente, arremangarse y resolver los problemas del día a día. Delegan absolutamente todo. No les gusta asesorarse con los contadores y abogados sobre supuestos problemas que pudieran surgir en su camino. No intentan lanzar al mercado nuevos productos, no tienen iniciativas de Social Media y obviamente, sintiéndose cómodos en la pasividad, no pueden estar destinados a la victoria.

Y respecto al ejercicio mental, ¿que tal leer unos libros que te capacitarán como general de tu vida y a conservar el valor de tu esfuerzo, tiempo y dedicación en dinero verdadero como lo es el oro y la plata?

Las primeras páginas son gratis desde Amazon.






*La frase del título de este post corresponde a una máxima muy famosa atribuida a Flavio Vegecio Renato

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall