lunes, 25 de abril de 2016

No sabías que eras tan negativo


Un factor muy importante a reconocer en nosotros mismos es que todos, definitiva y absolutamente todos somos negativos.

Las opiniones negativas a nuestro respecto tienden a ser mayores que las positivas. No es necesario esforzarse para encontrar en nosotros "defectos" físicos, intelectuales, emocionales, etc.
Si haces una lista enunciando tus defectos y otra con tus virtudes, te será más fácil encontrar defectos y cosas que no te gustan de ti mismo que lo contrario.

Respecto a la sociedad que vivimos, nuestra familia, nosotros mismos, nuestro trabajo y nuestro desempeño, lo más fácil del mundo es quejarnos y criticar. Tenemos una enorme facilidad e inclinación para la crítica, para señalar lo negativo.

La ley de Murphy dice que si algo va a salir mal, saldrá mal. Las personas esperan que las cosas salgan mal, y si salen bien, ya sospechan  que se pondrán mal.

La negativad te bloquea, la negatividad produce ansiedad, pesimismo, tristeza y todo tipo de pensamientos debilitadores y paralizadores.

Tendemos a creer que a ninguna otra persona en el mundo las cosas le son tan difíciles cuanto a nosotros. "Siempre a mí", "Solo a mí y al pato Lucas", "La mala suerte me persigue" son frases comunes que tendemos a utilizar.

El primer paso es reconocerlo. Tras reconocerlo, comenzarás a ver las dificultades de un modo diferente. Ya el universo no estará conspirando en tu contra y como general de tu vida asumirás plena responsabilidad de tus victorias y derrotas.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oro y Plata Blog de Marco Picón
Maira Gall